Skip to content


La Escuela 2.0 debería ser mucho más que dar una máquina a cada alumno

La entrega de un portátil a cada alumno de quinto de primaria del Estado Español se va a hacer bajo un eslogan dospuntocero, muy de moda y de momento casi con la cualidad de ser bueno por definición, al modo que lo fue la sostenibilidad hace unos años. Antonio Ortiz analiza en Error 500 lo que podría significar aplicar la filosofía y las herramientas 2.0 al ámbito educativo, siempre con la idea de fondo de que entregar una máquina a cada alumno es inútil si no se rodea de una adaptación metodológica.

“Escuela 2.0″ es un expresión que vamos a tener muy presente en el debate tecnológico-educativo, por mucho que nos pueda parecer el enésimo manoseo de la coletilla de moda (ya saben, para pasar por innovadores le ponemos a todo “2.0″). La llegada a la opinión pública se produce con la promesa de un ordenador para cada alumno de primaria por parte de Zapatero, lo que situó el debate en las herramientas: que si un lector de libros o un portátil, que si las pizarras electrónicas y el wifi o sobre si se debía usar Windows o no dentro de la escuela. Todos estos son temas que hay que abordar necesariamente, pero dejan de lado los aspectos esenciales a abordar cuando tratamos los temas de educación y tecnología.

La cultura del libro de texto

En la “escuela 2.0″, la cultura del libro de texto y su obsolescencia planificada deberían ser puestas en cuarentena. ¿Qué sentido tiene generar y hacer comprar millones de libros cada año? ¿Qué sentido tiene renovar el libro de matemáticas cada poco tiempo? Bueno, todos sabemos que tiene sentido económico, pero en un sistema educativo en el que los propios profesores comparten sus unidades didácticas, ejercicios y resultados en el aula de las mismas deberíamos llegar a un escenario en el que el coste por libro (si queremos mantener el objeto físico) debería ser mucho menor.

Escuela 2.0: la herramienta debería ser lo de menos
Error 500 — Antonio Ortiz — 08/09/2009

Compartir el conocimiento

De eso ha tratado siempre en internet – lo “2.0″ quizás sólo lo ha hecho más fácil – y hay muchos profesores que han abierto caminos en este aspecto. Utilización de blogs, de wikis para compartir materiales desarrollados y experiencias en el aula y fuera de ella. La “Escuela 2.0″ de momento parece ignorar a estos auténticos innovadores de la educación y fenómenos como Wikipedia que están revolucionando la forma en que se comparte y se accede al conocimiento. Se debería aprovechar para entrar en un tema de fondo de nuestra educación pública, incentivar como se merece a esos profesores que se desviven por la educación y rechazan el cliché de “hacer lo mismo todos los años que siempre ha funcionado y a mí que no me digan nada”.

Formación del profesorado

Y no me refiero a que un técnico les enseñe como utilizar una máquina, sino de que se les pueda plantear el valor de utilizar un blog o una red social para trabajar con el alumnado, de la posibilidad de compartir conocimientos con otros profesores a través de la red y conocer qué hacen los jóvenes hoy en día con las tecnologías y como aprovechar eso para potenciar su aprendizaje. Un profesor hoy en día no te debe explicar como usar una enciclopedia, sino ayudarte a buscar y encontrar en internet, a ser crítico con las fuentes que ahí encontremos y a manejarnos con la abundancia de contenidos e información. Las nuevas tecnologías deberían ser una pieza clave para la formación del profesorado, incluido el nuevo máster para ser profesor de secundaria y las distintas carreras de magisterio, pero no lo son.

Hablemos de vídeo, de imagen

Sigo sin entender por qué se tiene que estudiar a Cela, pero no a Buñuel. Por muy defensor que sea de la palabra escrita como mejor herramienta para la comunicación del conocimiento y estímulo para la inteligencia y la imaginación – que lo soy – seguimos empeñados en infravalorar la enseñanza de los lenguajes ligados a la imagen. En la cultura que nos movemos ¿cómo explicamos que sigamos enseñando a detectar el complemento indirecto pero no enseñemos nada del lenguaje cinematográfico o de la composición fotográfica? Sin ese paso, será imposible que entendamos el valor que pueden tener el vídeo, la imagen y el audio en la formación del alumnado.

Más sobre la Escuela 2.0

No soy profesor (sólo consultor-colaborador de la UOC), sé más de tecnología que de educación, pero sí que sigo y he aprendido de muchos docentes que están trabajando e investigando para conseguir adaptar su forma de trabajo a una sociedad del siglo XXI. Creo que ellos deberían tener una voz privilegiada en este proceso y mi impresión es que se están tomando las decisiones erróneas, en un orden erróneo y de forma precipitada. Os dejo con un buen montón de enlaces de profesores y analistas sobre el tema:

  • Jordi Adell hace un repaso de los errores del proyecto, con especial atención al proyecto Agrega.
  • “Me pagan por crear, colaborar, compartir y comunicar”. Mario Nuñez abunda en la crítica a la cultura del libro de texto.
  • Aníbal de la Torre con algunas “claves para que los ZP-portátiles no terminen en fracaso”.
  • Los estudiantes de hoy: ¿escépticos frente al saber de sus profesores? JJ Bruner comenta un estudio sobre “epistemología escéptica frente a la autoridad de conocimiento que demandan sus maestros”.
  • Catalejoincide en que “da la sensación de que la tecnología es un fin en sí misma cuando en realidad es sólo una herramienta”.
  • Dreig sobre “Open social Learning, educación abierta, ¿camino de ser mayoritaria?”. Temas que trata frecuentemente en su blog.
  • Albert y un ejemplo de apertura de mente para usar la consola en educación.

Me quedo con una frase que recoge este último post, “La tecnología sólo mejora la calidad de la educación si se acompaña de un cambio de la metodología en la enseñanza”

Be Sociable, Share!

Posted in Educación.


0 Responses

Stay in touch with the conversation, subscribe to the RSS feed for comments on this post.



Some HTML is OK

or, reply to this post via trackback.